Fallo fallado - Argentina

Zaffaroni: Si hay oscuridad no hay abuso sexual 
El caso de un dictamen del Juez Zaffaroni en un expediente sobre el abuso sexual de una niña, realmente, provoca una mezcla de ira, con angustia social y con una sensación, que vivimos en un país diferente al habitado por nuestras autoridades. 
Una mamá, en defensa de su hija de 8 años, que fue abusada, se enfrentó contra el Poder Judicial de la Nación Argentina, quién finalmente, a expensas del Juez Zaffaroni, terminó por modificar los sentimientos y cultura de toda una Sociedad frente a un delito aberrante. 
Se va a sorprender, no tanto por cómo aplican el derecho penal estos jueces, sino por las ideas extrañas y perversas que se les ocurre como fundamento de conductas injustificables. 

Eugenio Zaffaroni, Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina 


Cómo ocurrieron los acontecimientos 
El día 22/08/1987 en horas de la tarde Julio E. Tiraboschi, con excusas de mostrarle juguetes del hijo, llevó a la nena de 8 años de edad, a las cocheras del edificio de calle Alberdi 2149, Buenos Aires, lugar en que trabaja como portero, la introduce en un baño, y allí la sienta sobre el inodoro, y le pone su miembro viril en la boca, diciéndole que adivinara que dedo era. 

La mamá toma contacto con esa realidad, una vez que encuentra a su hija, golpeándose la cabeza contra la ventana. Al observar esa actitud le pregunta por qué lo hace, a lo que la nena responde: 
“El portero me metía eso en la boca”. “Cuando le pedía por favor que no lo haga más, él me decía: “un poco más que acabo”….”después me dejaba esa cosa amarga en la boca”. 

Resumen de la sentencia 
El caso, llega a la Cámara Nacional de Apelaciones Criminal y Correccional, Sala 6ta, el día 26.04.1989, en carácter de apelación. El fallo particular del Dr. Eugenio Zaffaroni, uno de los miembros de esa Cámara, no acuerda la pena de 7 años, por violación, que se había propuesto en primera instancia, ni de 4 años, a iniciativa del fiscal, sino que opta por 3 años, condena con la cual, el pederasta nunca fue preso. 

Pero, si lo leído hasta acá pareció injusto o inhumano, recorra por un instante, la síntesis del fallo sobre el abuso sexual de la nena y observará como, para terminar protegiendo al delincuente, Zaffaroni tortura todo sentido común, de una manera tan cruel, que por momentos responsabiliza a la nena por su “ignorancia” e “inocencia”, ya que 
a) “…que en la indagación sumaria de la menor víctima no queda explicitado si realmente Tiraboschi, le introdujo el pene en la boca, más concretamente, que ignoraba que podría ser. 
b) “Fundando la interpretación restrictiva que reduce la violación tan sólo al acceso carnal vaginal o rectal, excluyendo la penetración por la boca.” 
c) “De la ignorancia de la menor en lo que hace a la forma de la consumación de la fellatio, deduce la defensa que no se habría violentado la libertad sexual de la víctima, al ignorar lo que sucedió. Señala que los informes determinan que no se observa daño psíquico de la menor. 
d) “En tal sentido, no tengo dudas que la penetración bucal no es dolorosa. La misma posibilidad de mutilación para el agresor la diferencia de la penetración anal o vaginal” 
e) “En la fellatio no existe pérdida de la virginidad, que tiene profunda raigambre cultural por la extinción prematura de la virginidad” 
f) “Considero que la fellatio, no puede constiuír el denominado “acceso carnal” y por ello es “abuso deshonesto“ 
g) “No podemos entonces ignorar las circunstancias mensuradoras de los arts. 40 y 41 CPen., que nos obligan a tomar en cuenta que estamos ante un imputado sin antecedentes, que confesó plenamente el hecho y demuestra arrepentimiento. Es un hombre joven y padre de familia, que sufrirá graves consecuencias en el plano familiar y laboral, además de social. 
h) “En el caso bajo examen, Tiraboschi no causó daño físico a la menor, valiéndose sólo de engaños y seducciones para arribar a su reprochable proceder. Tal como lo señala la defensa, el único hecho imputable se consumó a oscuras, lo que reduce aún más el contenido traumático de la desfavorable vivencia para la menor.” 
i) “No puedo olvidar que un porcentaje importante de estos hechos aberrantes son consumados por desequilibrados que además de apelar a la violencia, suelen ocultar el hecho dando muerte a sus víctimas, o amenazándolas. Señalo también que en otra oportunidad en que quiso repetir el hecho Tiraboschi desistió voluntariamente, ante el llanto de la menor. 
j) “En cuanto a la reducción del monto indemnizatorio impetrado, considero que puede hacerse lugar a este pedido. Dada la información de f. 175, corroborada por las demás constancias, de que Tiraboschi pertenece a la clase trabajadora con un ingreso familiar de A 700 de octubre de 1987 y un hijo menor a cargo.” 

Estas cuestiones quedan siempre cristalizadas dentro de los biblioratos de los que “administran” justicia y generalmente son desconocidas por las personas comunes, por eso, cómo único aporte le pedimos, divúlgue la noticia, es la única manera que tenemos, de saber lo que pasa y nos pasa a los argentinos. 

Escribió y Editó Julio César Ruiz

Comentarios

  1. Zaffaroni, otro farsante a la vista del público.
    Qué desilusión ! No puedo creer que ese Juez a quien respetábamos tanto por su solidez y por sus posiciones éticas, sea capaz de esta canallada, de trastocar así la realidad para minimizar el abuso. No hay atentado violento al pudor en Laaaargentina, no hay una figura de abuso sexual aparte de la penetración vaginal o rectal ? Zaffaroni lo describe como un honesto padre de familia , joven, sin antecedentes penales, integrante de la clase trabajadora, con bajos ingresos y con un hijo a cargo. Pobrecito él ! Se conmovió tanto que ni se acordó de pensar en lo que vivió la chiquilina: Un hombre en quien su familia confía, la lleva mediante engaño a un lugar adecuado para eyacular en su boca, lo cual le lleva un tiempo, por cierto, ignorando el pedido de la niña de no hacerlo.
    Yo miro la situación y veo un abusador sexual que engaña a sus empleadores, falta a la confianza en él depositada a través del contrato de trabajo, abusa de su posición de "funcionario confiable" para mentirle y usarla como objeto de satisfacción sexual, por el medio que él elige.

    No le produjo daño psíquico, dice olímpica y desvergonzadamente Zaffaroni. Si así fuera, acaso el hecho se diluye porque quizás la chiquilina tiene la suerte de que su crianza le permite procesar la experiencia potencialmente traumática con cierta calma, sin volver a mearse en la cama ni rechazar los alimentos ni alternar el insomnio con las pesadillas ? Sin sentirse avergonzada y "culpable" de no sabe ni qué ? Y qué sabe Zaffaroni de cómo la afectará en los años por venir en sus relaciones de pareja o con amistades masculinas? Según Zaffaroni a la nena no le pasó casi nada, apenas un mal momento, como cuando nos cruzamos con un exhibicionista por la calle, no más que eso.

    Poco falta para que el juez entienda al portero como un docente frustrado, empeñado en que la nena se diera cuenta de qué dedo era ese que entraba y salía de su boca. Este juez no produjo justicia, optó por manipular e interpretar normas a espaldas de la lógica, para confirmar la "verdad patriarcal".

    Gracias, Marina, por aportar esta información, que permite saber quién es quién. Nita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Repudio total a las manchas de la iglesia

De la nube a la realidad

El sistema también mata.Pero nunca lo podemos encarcelar.

Documental Colonia Etchepare

El Amor de una buena Mujer.